Revelan anomalías sobre condiciones laborales de reclusas

Acusan a las autoridades de no apoyarlas

Martha Arriaga

[San Luis Hoy]

Personas privadas de su libertad en el Centro de Prevención y Readaptación Social de La Pila, no cuentan con una documentación legal que acredite sus condiciones laborales y en fechas recientes las internas han visto amenazados los pagos de sus prestaciones con el cierre de producción de la empresa Traktolamp.

El representante legal de las internas, Joel Hernández Vázquez indicó que además de no conocer de manera precisa el sueldo que devengan las reclusas, las condiciones laborales tampoco son favorables, ya que se dedican a soldar sin las medidas de protección necesarias, por lo que todo el tiempo inhalan estaño.

Puntualizó que actualmente existen cuatro demandas individuales de parte de las reclusas, así como una general, donde se denuncia la falta de transparencia, ya que las trabajadoras cuentan con un supuesto fideicomiso que se entrega al finalizar su reclusión, situación que ha generado incertidumbre.

“No sabemos qué intereses esté generando este fideicomiso como para estimar cuánto se les debe de regresar a las trabajadoras”.

Dijo que insisten también en que este fondo se les debe de regresar hasta el momento del ex – carcelamiento, lo cual resulta sospechoso, pues si cortan el vínculo laboral no tienen obligación de guardar el dinero hasta que salgan, pues ese recurso se entrega a las familias de las internas.

Afirmó que las reclusas buscan que exista claridad y transparencia en sus condiciones laborales y por ende económicas.

“En la reinserción social, no ayuda el que se les pague un salario menor o sin las mismas condiciones en prestaciones a las que cualquier trabajador de esas empresas tiene derecho”.

Denunció además que el Gobierno del Estado tiene conocimiento pleno de la situación y no ha querido intervenir; inclusive tanto el director del penal y el Secretario del Trabajo han hecho caso omiso.