Familia muere en un ataque en Siria

Aumentan las víctimas civiles de la guerra

[ AP ]

Beirut, Líbano.- Ataques aéreos del gobierno sirio y Rusia golpearon el sábado el borde sur de un bastión rebelde en el noroeste del país, matando al menos a siete miembros de una familia, informaron activistas y un grupo que monitorea el conflicto.

Los intensos ataques aéreos se sumaron a los feroces enfrentamientos terrestres en momentos que el gobierno sirio, respaldado por Rusia, proseguía con una ofensiva de hace meses enfocada en el territorio de la periferia del enclave rebelde.

Idlib y sus alrededores albergan a 3 millones de civiles que están dominados por rebeldes islamistas.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que una mujer y sus seis hijos murieron en un ataque aéreo que destruyó su casa en la aldea de Deir al-Sharqi, en el sur de Idlib. Rami Abdurrahman, jefe del Observatorio, dijo que todos los niños y niñas eran menores de 18 años. Su padre sobrevivió porque no estaba en casa en el momento del ataque aéreo.

La agencia de noticias Thiqa, una plataforma de medios operada por activistas, también informó sobre los decesos y mostró imágenes de socorristas tratando de recuperar el cadáver de un niño atrapado bajo los escombros.

La Defensa Civil de Siria, un grupo de voluntarios de rescate también conocido como los Cascos Blancos, dijo que la aldea de Deir al-Sharqi fue alcanzada por cuatro ataques aéreos que provocaron la muerte de la familia Hammoud.

Un voluntario del grupo, que opera en áreas de oposición, dijo que los intensos ataques aéreos impactaron una carretera principal en el sur de Idlib, y que un equipo de salvamento fue atacado mientras apagaba un incendio causado por uno de los ataques.

Los crecientes ataques aéreos y de artillería registrados en los últimos días elevaron el número de víctimas civiles mientras el gobierno del presidente Bashar Assad, con el respaldo de Rusia, sigue adelante con su larga ofensiva para tomar el enclave de Idlib. Ataques aéreos nocturnos dejaron al menos 13 muertos entre los que también había menores.