Urge sacar a Pemex de “circulo vicioso”: Romero

Presentan Plan de Negocios que busca sustancial reducción de carga fiscal

[EFE]

México.- El Gobierno de México busca acabar con el “círculo vicioso” que ha hundido a la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) mediante un Plan de Negocios 2019-2023 que contempla una inversión multimillonaria y una sustancial reducción de la carga fiscal.

Para el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, la estrategia a aplicar es sencilla. Se trata de rescatar a Pemex durante los primeros tres años de su gestión y que se destinen los recursos necesarios para apoyarla.

Y así, en la segunda mitad de su sexenio, que culmina en 2024, la petrolera ayudará a financiar el desarrollo futuro del país.

“Son tres los problemas estructurales que enfrenta la empresa: la elevada carga impositiva, su deuda y la baja inversión. Esto atrapó Pemex en un círculo vicioso”, apuntó Octavio Romero, director general la compañía, en la conferencia matutina del presidente.

Desde Palacio Nacional, Romero presentó este Plan de Negocios 2019-2023 que el lunes, y por unanimidad, se aprobó este plan que busca revitalizar la compañía.

“El plan muestra una nueva visión estratégica de la empresa. En materia energética y económica”, agregó.

Romero hizo un diagnóstico de la situación de la empresa y recordó que en los últimos 14 años la producción decayó de los 3,37 millones de barriles diarios a 1,82 millones de barriles diarios.

La refinación también padeció los estragos de una baja inversión y del “poco mantenimiento”, pues hoy día se refinan 507.000 barriles diarios, frente a un pico de 1,29 millones de barriles en 2012.

Estos dos factores, sumados a una elevada carga impositiva, catapultó la deuda de Pemex hasta los 2,1 billones de pesos (unos 110.701 millones de dólares).

ROMPER CON EL

“CÍRCULO VICIOSO”

Romero presentó este martes una estrategia para reflotar la compañía y romper con el “círculo vicioso”.

En primer lugar, recordó que este año se aprobó un menor pago de derechos a la producción con un decreto que benefició a la compañía con 30.000 millones de pesos (unos 1.582 millones de dólares).

A partir de 2020, disminuiría la “elevada” carga fiscal de Pemex con una propuesta de reforma a la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos.

En 2020 esto rebajará la tasa del 65 % al 58 %, y el siguiente año, si se cumple lo programado, el llamado Derecho por la Utilidad Compartida (DUC), quedará en un 54 %.

Además, el Gobierno mexicano también dará más dinero a Pemex. En buena parte, explicó, para financiar la construcción de la refinería de Dos Bocas, en el suroriental estado de Tabasco.

Una obra valorada en 8.000 millones de dólares que ha despertado suspicacias en expertos del sector y analistas.

Por ejemplo, en 2020 Pemex contará con un presupuesto para inversión de 347.000 millones de pesos (unos 18.292 millones de dólares).

De estos, 66.000 millones de pesos (unos 3.480 millones de dólares) son aportación del Gobierno federal y 45.000 millones de pesos (unos 2.373 millones de dólares) se obtendrán gracias a una menor carga fiscal.

Mientras que unos 14.000 millones de pesos (unos 734 millones de dólares) se lograrán por inversión privada mediante los Contratos de Servicios Integrales de Exploración y Extracción (CSIEEs).

Según el director de Pemex, el fin último es que en estos tres años sea el Gobierno quien ayude a Pemex para que “en la segunda mitad (del sexenio de López Obrador) sea Pemex la que apoye al gobierno federal, financiando desarrollo”, agregó.

En tanto, López Obrador dijo que esos recursos saldrían “de una mejor recaudación”, y presumió que la lucha contra el robo de gasolinas ya ha permitido un “ahorro” de alrededor de “50.000 millones de pesos (unos 2.620 millones de dólares)” para la estatal.

Recordó que este año un millón de personas más se inscribieron para pagar impuestos “y con eso consideramos que podemos terminar de financiar el apoyo de Pemex”, afirmó.

Además, una mayor eficiencia en las contrataciones de los 22 nuevos campos de exploración que se están desarrollando en el país permitieron ahorrar 24.000 millones de pesos (unos 1.258 millones de dólares).

En la presentación del informe, el director de Pemex explicó que también se ha cambiado el enfoque a la hora de explorar nuevos yacimientos.

“El nuevo plan de Pemex va a orientar la inversión en la exploración de zonas de aguas someras (pocos profundas) y terrestres, lo cual es más económico que la exploración de aguas profundas”, indicó.

En el documento presentado por Romero, explicó que Pemex deja en claro su apertura a esquemas de negocio con el sector privado “bajo un estricto cuidado de sus intereses y con acuerdos justos y transparentes”, dejando atrás las prácticas en las que la empresa “siempre salía perdiendo”.

Dijo, además, que se contempla la participación de la iniciativa privada en Pemex de manera importante, y esa inversión complementará la de la propia estatal en los próximos años.