Bitácora

ES plausible y loable cualquier acción encaminada a beneficiar a nuestra querida ciudad de San Luis Potosí; ayer, el alcalde Xavier Nava presentó la “Alianza por la Ciudad”, cuyo objetivo es establecer compromisos entre ciudadanos y autoridades; la idea de este proyecto, en el que participa la ONU, es de tener un acercamiento con colegios y asociaciones de profesionistas, instituciones educativas, cámaras empresariales y sociedad civil, “para sumar esfuerzos y entablar un diálogo por medio de mesas de trabajo para la construcción de un Programa de Desarrollo Urbano Municipal”…

EN nuestra humilde opinión, esta idea -que no es mala- viene rezagada, pero nunca es tarde; el problema más grande que aqueja a la capital es sin duda, la falta de visión, de planeación y proyectos a largo plazo; cada cambio de administración es lo mismo: obras de relumbrón para la foto y el lucimiento del alcalde en turno, desechar cualquier idea, por buena que esta sea, sólo por el simple hecho de ser del anterior presidente municipal…

SI es cierta, seria y con la voluntad política suficiente esta “Alianza por la Ciudad”, bienvenida sea, que se sienten las bases para un crecimiento armónico, ordenado y sustentable, que no se convierta en un proyecto más de saliva, de ocurrencias y de simulación que acabe empolvado en algún cajón de un escritorio, como varios emprendios por esta administración…

PERO tampoco se requiere de gran ciencia para detectar los graves problemas que aquejan a la ciudad debido a décadas de corrupción y malas decisiones de los alcaldes, hay que señalar que a Xavier Nava “le tocó pagar los platos rotos”, aunque también hay que decirlo, en sus casi nueve meses de gestión, su administración ha sido una nulidad que ha decepcionado a los potosinos…

LOS problemas de la ciudad se dan en todos los rubros, excepto quizás en el de recolección de basura, servicio concesionado por lo cual se pagan 170 millones de pesos al año, unos 465 mil pesos al día, ¿es caro o barato?, pero lo cierto es la única área que funciona sin problemas en la ciudad, de ahí en fuera en los demás rubros hay serios problemas; crecimiento anárquico y desordenado provocado por la avaricia de los grandes desarrolladores y la corrupción de las autoridades, que solapan la construcción de vivienda en áreas naturales de recarga de agua pluvial, provocando los escurrimientos en temporada de lluvias y posteriormente las inundaciones en las partes bajas de la ciudad, lo que se agudiza con un sistema de drenaje obsoleto…

EL problema de agua potable; por fugas en la añeja red de agua potable se pierde el 50 por ciento del líquido que pozos y presas surten a la ciudad; la sobreexplotación del manto freático provoca la creación de nuevas grietas y extienden las ya existentes, un ineficiente manejo del Interapas, que se ha convertido en “la caja chica” de las administraciones en turno, una enorme cartera vencida, principalmente de grandes fraccionamientos “intocables” por las autoridades municipales, incluyendo la actual, este problema no se solucionará con el incremento de las tarifas, sino con una planeación integral a corto, mediano y largo plazo…

LA movilidad: en horas pico, el tráfico vehicular es caótico e insufrible, la ciudad está partida, de norte a sur por el Club Campestre de Golf, sólo hay dos avenidas que conectan estas zonas: Pedro Moreno, Damián Carmona y Muñoz; de oriente a poniente las bardas del ferrocarril son un obstáculo, sólo hay acceso por los puentes Miguel Valladares, Universidad, Naranja, Manuel J. Othón; y los bulevares el río Españita y Santiago, estas últimas cuatro vías cerradas con cualquier lluvia que cae; el Periférico en pésimo estado, la Salvador Nava y la Carr. ´57 saturadas…

LA inseguridad; implementar operativos netamente recaudatorios, como el anti alcohol e inaugurar inútiles edificios, como “el Centro Unión” en la comandancia centro, no inhiben la delincuencia, mientras se tenga como titular de la DGSPM al incapaz Edgar Jiménez Arcadia o como director de Tránsito a Filemón Juárez, con estos sujetos la corrupción en la corporación se ha disparado ante el beneplácito de Xavier Nava, y los índices de inseguridad y violencia en la ciudad han crecido como nunca. Y bueno, nos faltaría los innumerables problemas que aquejan al Centro Histórico, el terrible estado en que se encuentran calles y avenidas, la falta de alumbrado, el ambulantaje, el grafiti, los jardines y camellones descuidados y un larguísimo etcétera que más adelante comentaremos, pero en fin…Armando Acosta