“Gobierno no puede frenar la violencia”

(EFE )

Culiacán, Sin.- Los crímenes y agresiones contra los periodistas continúan en México con el arribo de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia “y hasta hora no hay indicios de que las cosas vayan a cambiar”, denunció Griselda Triana.

Se cumplen dos años del asesinato de su marido, Javier Valdez, en Culiacán, Sinaloa un homicidio en plena calle y a sangre fría de este reputado periodista que conmocionó a todo el país y expuso, una vez más, la fragilidad del ejercicio del periodismo en México.

“El panorama del periodismo actualmente es más grave de lo que pensábamos. El problema del nuevo Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador es que las expectativas que creó fueron desmedidas y se pensó que la impunidad para agredir a los periodistas se podrían parar”, aseguró Triana.

Para la mujer del fallecido reportero, fundador del semanario RíoDoce y experto en narcotráfico, “lo único cierto es que se continúa agrediendo y matando a los periodistas y hasta ahora no hay indicios de que las cosas vayan a cambiar”.

Al menos ocho reporteros han sido asesinados en el país desde diciembre, cuando López Obrador asumió el poder, unas cifras incluso más elevadas que las de su antecesor.

Javier Valdez fundó RíoDoce y fue autor de libros de crónicas del narcotráfico como “Malayerba” o “Narcoperiodismo”, también era corresponsal del diario La Jornada.

Sobre las investigaciones del asesinato de su esposo, la señora Griselda Triana comentó que “hasta ahora el proceso contra los asesinos materiales se encuentra detenido”.

La Fiscalía de Sinaloa tiene a dos presuntos asesinos detenidos por el asesinato de Javier Valdez: Heriberto Picos Barraza, alias el Koala, y Juan Francisco Picos Barrueta, el Quillo.

Un tercer sicario acusado de participar en el crimen fue identificado como Luis Idelfonso Sánchez Romero, el Diablo, pero fue asesinado en el 2017 en San Luis Río Colorado.