Bitácora

HOY en la sesión del Pleno del Congreso del Estado, saldrán chispas, habrá choque de trenes y de seguro manifestaciones, en la votación para reformar el Código Familiar del Estado para permitir que personas del mismo sexo contraigan matrimonio, es decir aprobar las bodas gay, matrimonio homosexual, o matrimonio igualitario, en la entidad; para la humilde opinión de quién esto escribe, una discusión estéril, ociosa e inútil…

EN el año 2010, cuando la entonces Asamblea de Representantes del Distrito Federal, hoy Ciudad de México, se aprobó el matrimonio igualitario, de ese entonces a la fecha, 15 entidades federativas – incluyendo entidades tan conservadoras o “mochas” como la nuestra, como Puebla y Jalisco han aprobado esta figura-, el último estado en hacerlo, el de Hidalgo, apenas el martes pasado; de estos 15, en 10 están permitidos la adopción de menores por parejas del mismo sexo…

PERO lo más relevante del asunto es que desde junio de 2015, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), emitió una tesis jurisprudencial, la 43/2015, que declaró inconstitucionales los códigos civiles de aquellos estados (incluyendo al nuestro) donde el matrimonio es entendido como la unión entre hombre y mujer, pues tiene como finalidad la procreación, la decisión de la SCJN deja claro que vincular los requisitos del matrimonio con la preferencia sexual y la procreación es discriminatorio, por excluir a las parejas homosexuales…

ES decir la máxima autoridad en el país, la SCJN, desde hace ya cuatro años fijó su postura, inobjetable e irreversible, que no existe razón alguna de índole constitucional para no reconocer el matrimonio entre parejas del mismo sexo, las relaciones que entablan las parejas del mismo sexo pueden adecuarse perfectamente a los fundamentos actuales de la institución matrimonial y más ampliamente a los de loa familia, las parejas homosexuales se encuentran en una situación equivalente a las parejas heterosexuales, de tal manera que es totalmente injustificada su exclusión del matrimonio…

¿QUÉ tienen que discutir los ínclitos diputados locales sobre el tema si la SCJN ya emitió un criterio claro de lo que es inconstitucional?. La polarización de la sociedad por el tema es evidente, pero pensar que legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo disparará el número de homosexuales o lesbianas, es una visión retrógrada, medieval y oscurantista de personas que no pueden ver más allá de su nariz, se trata simplemente de otorgar los derechos que la Constitución ordena a todos los ciudadanos, sin excluir ni discriminar…

POR cierto, en los últimos días se redobló el cabildeo de varios sectores de la sociedad que se oponen a la legalización de los matrimonios igualitarios, no se diga en el Palacio Grande, la Iglesia Católica, la Federación de Iglesias Evangélicas e incluso, las cámaras empresariales, que por todos los medios han intentado inferir en los diputados para que rechacen la propuesta…

CONTRARIO a lo que se esperaría, el Arzobispo de la arquidiócesis potosina, Jesús Cabrero Cabrera, ha sido el más ecuánime, sin homofobia, ha expuesto a los legisladores la postura de la Iglesia Católica sobre el tema; no es el caso de algunos líderes de las cámaras empresariales que de plano enseñaron el cobre, señalando que el hecho de aprobar el matrimonio gay era “abominable y una aberración”, no se diga el presidente local de la Coparmex, Jaime Chalita que sacó su cara homofóbica…

LOS pastores integrantes de la Federación de Iglesias Evangélicas, también muy duros, y un grupo de “intelectuales” -cuya mayoría se oponen-, uno de ellos, Fabián Espinoza, preguntó a bocajarro a los diputados con los que se reunieron: “Están Ustedes de acuerdo de que se casen los maricones”, por Dios, cuanta homofobia y cerrazón…

Y en Palacio Grande, la orden es: frenar a toda costa que se apruebe la iniciativa; tómelo bajo reserva pero trascendió que la votación de los matrimonios igualitarios va estar de final de fotografía, al parecer hay 14 diputados que están a favor (8 de Morena, pues el acosador Mario Lárraga del PES va en contra; Betty Benavente del PRI, Cándido, Ochoa del PVEM, Eugenio Govea del MC, Óscar Vera del PCP y los dos ex perredistas, Emmanuel Ramos y María Isabel González) y en contra, los 6 del PAN (entendible), los cuatro del PRI que se alinearon con el Palacio Grande, una del PANAL, uno del PES, y el impresentable Edgardo “el galo” Hernández del PVEM, a ver qué pasa. ¡Hagan sus apuestas!…

PD.- Tómelo bajo reserva pero trascendió que también mañana en el Pleno se elegirá al nuevo titular de la Unidad de Evaluación y Control, al parecer será Jorge Ovidio Robledo Gómez, quien por cierto trascendió que presentó una carta de no antecedentes penales emitida por el gobierno del Estado de México y no de la entidad potosina como lo exigía la convocatoria, ¿será? ….Armando Acosta