Bitácora

UNOS días después de haber rendido protesta como diputado, Pedro Carrizales Becerra mejor conocido como “el Mijis” escribió en su muro de Facebook lo siguiente: “haremos historia por nuestro pueblo mi gente”, y vaya que este polémico diputado sí que está haciendo historia, pero por desgracia, no positivamente como se esperaba, sino todo lo contrario…

EN los casi 5 meses de gestión, “el Mijis”, sin duda ha sido un fenómeno mediático, medios locales, nacionales e internacionales voltearon a ver a un pandillero con antecedentes violentos, apenas con estudios secundarios, sin oficio ni beneficio que ganó, gracias al “efecto Peje” las elecciones para ocupar una curul en el Congreso local…

PARALELAMENTE a entrevistas de radio, televisión y prensa impresa, conferencias, invitaciones a universidades, el recibir un doctorado “Honoris Causa” de un organización “patito” y giras por varias entidades promoviendo un movimiento de su creación, “el Mijis” abandonó sus labores legislativas, sus inasistencias al Congreso aumentaron, sus escándalos de presuntos “levantones”, secuestros, demandas penales por fraudes, amenazas de muerte y ahora “atentados”, también se incrementaron…

LA última puntada de “el Mijis” fue la que ocurrió ayer, al presentar un justificante médico para ausentarse por 10 días de sus labores por presuntas afectaciones a su salud después del presunto ataque a balazos sufrido el pasado lunes 4 del mes en curso, la publicación de una foto en su muro de Facebook –gráfica que fue retirada horas después-, donde se ve al diputado por el PT tendido al interior de una camioneta con un suero conectado en uno de sus brazos…

PEEERO resulta que, como es su costumbre, “el Mijis” a la misma hora de que sus cargamaletas-asesores entregaban el justificante médico al Congreso, apareció muy girito y sin signos de debilidad o enfermedad alguna, en una conferencia de prensa en la Secretaría de Gobernación en la Ciudad de México, por lo cual la Mesa Directiva del Legislativo, al ver que su compañero gozaba de cabal salud, canceló el justificante médico y anunció que le sería descontado su salario por la falta al pleno realizado el día de ayer…

PERO la culpa no la tiene el indio, sino quién lo hace diputado, ¿hasta cuándo se mantendrá sin reventarse la burbuja mediática de “el Mijis”?, no lo sabemos pero tal parece que no tarda en descascararse el verdadero rostro de este oportunista sujeto quien por cierto, en la evaluación del primer trimestre de la actual legislatura realizada por la organización “Congreso Calificado”, “el Mijis” salió con una calificación de 2 puntos de 10, en fin…

POR cierto, y hablando de cosas tristes, Morena, el partido en el poder federal y la bancada más numerosa en el Congreso local, se desdibuja, se quiebra y se tambalea en una guerra intestina que parece no tener fin…

EMPECEMOS por la bancada de Morena y sus aliados, PT y PES en el legislativo local; tenemos al ínclito “Mijis” con todos sus escándalos y conflictos, súmele a un diputado, Mario Lárraga, que está acusado penalmente por una colaboradora por acoso laboral y sexual, Paola Arreola, peleada con todos sus compañeros de coalición, un inexperto “líder” de la bancada, Edson de Jesús Quintanar que no da pie con bola y no lo sigue ni su sombra…

A nivel partido, hay un enfrentamiento entre los distintos grupos, el “fuego amigo” entre los morenistas está a la orden del día, denuncias ante los órganos nacionales de este partido, denuncias penales y descalificaciones no cesan; el objetivo es sin duda, la cabeza del delegado federal en la entidad, Gabino Morales Mendoza, por cierto suspendido de sus derechos políticos en Morena por seis meses por violencia de género y política, las voces que exigen a AMLO su destitución crecen día a día al interior de Morena; antier fue el consejo estatal quién pidió el cese de Morales Mendoza y ayer fue un numeroso grupo de Diputadas federales morenistas, que en San Lázaro exigieron la salida de Gabino de la administración federal…

DE seguir en esta tónica, Morena a nivel estatal, llegará muy desgastado a las elecciones del 2021, al tiempo… Armando Acosta