Lula, fuera de la presidencial

(EFE)

Río de Janeiro, Bra.- Luiz Inácio Lula da Silva, que ayer desistió de disputar la Presidencia en las elecciones de octubre en Brasil tras haber sido inhabilitado, esperó hasta última hora para anunciar a Fernando Haddad como su sucesor en la disputa con la vana esperanza de que algún recurso judicial salvara sus aspiraciones.

El expresidente brasileño alegó en una carta que escribió en la prisión que fue “arbitrariamente arrancado de la disputa electoral” por una Justicia que lo persigue y que quiere impedir la victoria del candidato que lideraba todas las encuestas de intención de voto, con hasta el 40 % del favoritismo.

“Es ante esas circunstancias que tengo que tomar una decisión en el plazo que fue impuesto de forma arbitraria. Y por eso le pido al PT (Partido de los Trabajadores) que sustituya mi candidatura por la de mi compañero Fernando Haddad, que hasta el momento desempeñó con extrema lealtad la posición de candidato a vicepresidente”, afirmó.

Lula terminó anunciando su apoyo incondicional a Haddad.