¡Chivas no se vende! dice Jorge Vergara

Además que no puede deshacerse del club en al menos 5 años

[Agencias]

GUADALAJARA.- Chivas no se vende, seguirá siendo de Jorge Vergara y por un buen rato. A pesar de seguir en Estados Unidos resolviendo su problema de salud, el dueño del Rebaño mandó un mensaje de calma y certidumbre al interior del club, ante el reporte de ofertas por comprar al Guadalajara.

El propietario de Chivas ha asegurado a su círculo más cercano que el club no está en crisis, sino en un bache financiero derivado de la mala administración en tiempos de Angélica Fuentes y que en un año quedará claramente superado.

Ante las versiones de que llegarían diferentes ofertas de empresarios para comprar al club tapatío, un informante de la alta cúpula rojiblanca ataja y asegura que Vergara no piensa vender.

Además, explica que el club no puede cambiar de dueño al menos por los siguientes cinco años, periodo de vigencia de la estructura de los préstamos que se obtuvieron para saldar deudas de Grupo Omnilife-Chivas y que están sujetos a que no cambie el dueño del Club Guadalajara.

Vergara Madrigal “no se ha separado del equipo”, asegura el informante, pues todas las decisiones importantes siguen siendo avaladas por el dueño, muchas a través de su hijo Amaury, quien forma parte de la junta directiva, pero no es accionista del club.

La idea es que Amaury Vergara siga aprendiendo sobre la administración de Chivas para que en un futuro no lejano tome más responsabilidades, incluso en temas que hoy corresponden a José Luis Higuera.

HIGUERA NO ES ACCIONISTA

Ante el rumor de que Higuera estaría preparando una oferta para hacerse del Club Guadalajara, desde la cabeza del equipo recuerdan: el CEO de Grupo Omnilife-Chivas no tiene ni tendrá acciones del Rebaño.

Es una realidad que Higuera aportó préstamos financieros para comprar cartas de algunos jugadores, pero esto no implica que sea propietario de alguna porción del Guadalajara.

SIN DIRECTOR DEPORTIVO

Esta semana se hará oficial la salida de Francisco Gabriel de Anda de Chivas, y la plaza de director deportivo del club desaparecerá.

La idea es recuperar la estructura que dominó en la era Almeyda, con un director técnico que tenga más injerencia en el club, una especie de manager, que pueda coordinar de fuerzas básicas a planeación y refuerzos. La búsqueda del nuevo personaje que tome las riendas está ya en marcha y aún no aparece un candidato fuerte para el puesto.