El salón de los espejos

Inspirada en uno de los cuentos de Carrington

Hugo Rentería

[ San Luis Hoy ]

Los artistas “resonando” con la obra de Leonora Carrington, es una de las ideas que manifiesta la productora “Linterna” con la obra “Conejos blancos, la puesta en espejos. Parte 1”, un proyecto multidisciplinar inspirado en la literatura de la artista surrealista inaugurado en el museo que lleva su nombre en el Centro de las Artes.

El universo mágico y misterioso de Leonora, es posible gracias a música, luz, sonido y animaciones en tercera dimensión proyectadas sobre superficies traslúcidas que emulan espejos. Una calle lúgubre, una casa abandonada, un incendio, un cuervo que emerge de la oscuridad, son algunos de los aspectos en la obra.

Son imágenes y personajes que se transforman en una experiencia onírica dentro de una sala oscura, según el director Luis Cabrera, es la primera de tres partes para homenajear a la pintora. “Los conejos blancos”, es uno de los cuentos emblemáticos en la faceta como escritora de la pintora, faceta poco conocida.

Arquitectura, diseño industrial, pintura, música, y narrativa cinematográfica, son algunas de las disciplinas que reúnen los autores para llevar al espectador a una experiencia surrealista. Luis Cabrera afirma que la idea central, es una puesta en escena que se desarrolla en los espejos, y que el público se convierta en los personajes durante el recorrido.

La música realizada por Santiago Bruno, fue diseñada para construir paisajes sonoros, la obra es una experiencia en donde el oído y la vista son las principales herramientas para entenderla. La voz de la actriz mexicana Beatriz Cecilia, es el personaje protagonista femenino de este proyecto tecnológico, al igual que ocurre en el cuento de Leonora.

La obra también conocida como “El salón de los espejos”, cuenta con la animación de Fabiola Aguilar, Jimena Rubio, Sandra León, y Luis Cabrera. El arte es de Richard Zela, y la coordinación creativa es de Ale Araiza. La vigencia de la pieza, será hasta el mes de noviembre, para dar paso a la segunda parte.