Historias sobre Gorostiza y Chernóbyl

[Notimex]

Ciudad de México.- Por su obra “Chernóbyl”, la escritora Iliana Olmedo Muñoz obtuvo el XV Premio Internacional de Narrativa, mientras que Rodrigo García Bonillas ganó el XV Premio Internacional de Ensayo por su trabajo “Gótica del búho. Sobre el Insomnio tercero de José Gorostiza”.

En conferencia de prensa, realizada en las oficinas de la editorial Siglo XXI, el poeta y ensayista Jaime Labastida anunció que los ganadores recibirán 400 mil pesos y un diploma -cada uno-, que serán otorgados en el marco de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, el próximo 2 de marzo, así como la publicación de su obra.

“Los libros de los dos ganadores estarán impresos para ese día, que justamente fue uno de los cambios que hicimos en estas dos últimas versiones, antes se anunciaba y se entregaba en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, pero ahora en el momento en que se entregue el premio el libro también estará a disposición del lector”, aseguró el también académico.

Rodrigo García Bonillas dijo sentirse muy emocionado por el premio y la posibilidad de publicar un trabajo que le llevó varios años. “Mi compromiso es seguir desarrollando mi labor como ensayista, una labor que me ha llevado a crear varios proyectos relacionados con la escritura, pero también con otros géneros, en ese sentido la posibilidad de publicar con la editorial Siglo XXI, no solamente en el país, sino a nivel hispanoamericano”.

En una charla con la prensa, vía telefónica desde Potsdam, Alemania, Rodrigo García compartió que su relación con José Gorostiza inició durante su carrera profesional en Literatura Hispánica en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, y su primer trabajo de investigación fue sobre esta figura.

“Desde mis inicios en los estudios tuve una relación cercana con Gorostiza que se fue profundizando a lo largo de los años; es un escritor muy cercano a mí porque Gorostiza es una figura literaria, un pensador, un poeta y un creador riguroso y uno de los núcleos de nuestra tradición literaria”, apuntó.

En su oportunidad, la escritora Iliana Olmedo Muñoz, quien escribió “Chernóbyl” con el seudónimo de Niels Bohr, mencionó, también vía telefónica, que su novela utiliza la catástrofe de Chernóbyl como una especie de metáfora o pretexto para hablar de una historia personal.

“Sucede en un lugar no muy lejano que es México y en realidad surge de la pregunta de cómo un hecho histórico puede modificar o incidir en nuestra historia personal, y empezar a investigar sobre Chernóbyl, un tema en el que llevó muchos años trabajando”, señaló la narradora.

También dijo que su novela tiene una fuerte carga autobiográfica aunque muchos elementos provienen directamente de la ficción, “mi padre es ingeniero químico y trabajó hace muchos años en el Instituto de Investigaciones nucleares y desde que recuerdo siempre nos hablaba de energía nuclear y sus beneficios”.