Por amenazas, suspenden clases en escuelas de Gro.

Supuestos grupos delictivos difunden mensajes

(EFE)

Chilapa, Gro.- Por amenazas de supuestos grupos delictivos en redes sociales, varias poblaciones mexicanas como Chilapa, en el sureño estado de Guerrero, mantienen sus escuelas cerradas, mientras maestros y alumnos buscan volver a la normalidad en medio del temor a represalias.

“Por Whatsapp se están enviando comunicados delictivos donde no quieren que haya clases porque supuestamente hay muchos alumnos involucrados en ciertos problemas, y no quieren venir a sacarlos de las escuelas”, cuenta a Efe una maestra de Chilapa, que prefiere guardar el anonimato por seguridad. Esta profesora recuerda que tras el poderoso terremoto del 19 de septiembre, que dejó afectaciones en miles de escuelas mexicanas, se cerraron los centros educativos de toda esta zona al pie de la montaña de Guerrero.

Cuando quisieron reabrir hace una semana, profesores y estudiantes se encontraron con un problema todavía mayor; la amenaza del narcotráfico de actuar con violencia contra ellos.

“Están pidiendo que no haya labores, cosa que está afectando a todo el alumnado de esta ciudad”, lamentó la profesora.

El titular de la Secretaría de Educación de Guerrero, José Luis González de la Vega, informó este sábado que, por la inseguridad generada por el crimen organizado, había un centenar de centros educativos de todos los niveles cerrados en esta región del estado.

Muchas de ellas en Chilapa, una población de unos 120.000 habitantes que se ubica en el pie de las montañas de Guerrero, la meca del cultivo de amapola en México.

Esta población es foco habitual de violencia del crimen organizado, que pelea por controlar la principal ruta de salida de este opiáceo con el que se produce la heroína que se comercializa en Estados Unidos.

En apariencia, Chilapa luce tranquila estos días, aunque con una amplia presencia de fuerzas de seguridad policiales y militares. Pero las escuelas permanecen cerradas a cal y canto, y el terror se vive de puertas para adentro.

“Se está ocasionando un caos por la educación, debido a esos mensajes delictivos que están mandando de que no quieren que haya clases. Porque van a venir a sacar a los maestros, incluso matarlos, así han dicho los comunicados”, destaca la maestra.

Ante este preocupante panorama, padres y docentes se han organizado para que los estudiantes no pierdan el ciclo escolar. “Ganamos poco, pero con lo poco estamos pagando maestros particulares en casa para que los niños avancen”, contó a Efe Virginia González, madre de un estudiante de secundaria.

Estos días, los maestros han enviado por Internet distintas tareas a sus alumnos, pero “no es lo mismo, hay algunos que no entienden los temas”, aseguró la maestra. Los profesores incluso han puesto fecha a varios exámenes, aunque se desconoce cuándo será el regreso a las aulas. Están a la espera de una pronta vuelta a la normalidad prometida por las autoridades.

Según informó en días recientes el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, ya se ha pedido apoyo federal para que el Ejército resguarde las escuelas de Chilapa y otros municipios de la región, como ya acontece en la bahía de Acapulco.