Bitácora

EN el embrollado y turbio caso de los “moches feriados”, donde un empresario acusó a dos miembros del Patronato de la Fenapo de solicitarle un moche de 1.1 millones de pesos para que le otorgaran el contrato para la presentación del “Buki” y que además la Feria le adeudaba 1.7 millones de pesos, lo comentamos hace unos días, la gravedad de los señalamientos de corrupción no pueden desaparecer con una atropellada rueda de prensa conjunta del acusador y uno de los acusados, quince días después de revelarse el asunto, donde, puerilmente, aseguran que se trató de un “conflicto entre particulares” y dieron por zanjado el conflicto…

DEFINITIVAMENTE la poca o mucha confianza de la ciudadanía y el buen nombre de los integrantes del Patronato de la Feria Nacional Potosina quedaron destrozados por las serias acusaciones de corrupción de algunos integrantes de la directiva de la Feria y su reacción fue tardía y tibia…

HASTA el día de ayer, donde el Patronato anunció que solicitaría a la nueva Fiscalía General del Estado (FGE) continuar con las investigaciones sobre el caso de los “moches feriados”, y no podía ser de otra manera, el Patronato de la Feria debe de lavar su nombre y recuperar el prestigio que todavía tienen algunos de sus integrantes…

LA carta del empresario del “Buki”, Humberto Pascual Jiménez, dirigida al gobernador Juan Manuel Carreras el pasado 17 de octubre, dice: “Estimado Sr. Gobernador. Humberto Pascual de la empresa Producciones en Boga S.A. de C.V. empresa por medio de la cual el patronato contrató al BUKI en esta última edición, me apena mucho tener que recurrir con usted por esta vía pero ante el alto nivel de corrupción, en el patronato y el impedimento para poder cobrar el saldo pendiente con el artista, respetuosamente le expongo los siguientes hechos.”…

“PARA obtener el contrato del artista el sr. Elías Navarro y el Sr. Enrique Dávila, me convocaron a una reunión y me solicitaron a cuenta de moche la cantidad de 1 millón cien mil pesos, que pondrían de sobre precio al costo real solicitaron que se los entregara cuando los pagos del artista fueran saliendo, mismos que se accedió a ir pagando, anexo comprobantes de depósitos realizados de mi cuenta personal y de la empresa Producciones en Boga S.A. de C.V. a Elías Navarro quien los recibiría a nombre de los dos, haciendo además pagos en efectivo durante nuestras visitas a la feria”, además en una entrevista con esta casa editora realizada el 25 de octubre pasado, Pascual Jiménez, además de ratificar sus dichos aseguró que había” más miembros del Patronato involucrados” en los “moches”, aseguró que también interpondría una denuncia penal por los hechos ante la FGE…

EN una “conflicto entre particulares” no se acusa a todo el Patronato de una Feria Nacional como la nuestra de un “alto nivel de corrupción” ni a dos de sus integrantes de haberle solicitado, y  entregado, un millonario “moche”, además, ante la gravedad de las acusaciones fue sospechoso el silencio de los involucrados y del mismo Patronato, este último tardó una semana en responder y anunciar que interpondrían una demanda penal ante la FGE por este caso, en tanto uno de los directamente señalados de solicitar el “moche”, Enrique “el güero” Dávila, a 16 días después de ser acusado de ser copartícipe en actos de corrupción, es fecha que no ha dicho “esta boca es mía”, ni pío en defensa propia…

ESTE desaseado caso de los “moches feriados” no debe de quedar sin una solución definitiva por parte de las autoridades, investigando la verdad, bien para limpiar el nombre del Patronato y dos de sus integrante señalados de corruptos y castigar a quien los calumnió en un asqueroso intento de extorsión para cobrar un adeudo “entre particulares, o bien para definir si existió realmente la solicitud de los “moches”, además de indagar de dónde salió el recurso para pagarle 1.7 millones de pesos al empresario acusador para que se desistiera de sus demandas, en fin…

PD.- Nuestros ínclitos diputados siguen sin aprender la lección, a pesar del repudio generalizado de la ciudadanía por su voracidad, excesos, cinismos, mentiras y escándalos, los legisladores continúan despachándose con la cuchara grande el dinero de nuestros impuestos, resulta que en el pasado mes de octubre, seis “curuleros” solicitaron adelanto de sus onerosos y ofensivos aguinaldos sumando en total casi un millón de pesos de este “adelantito”, no tienen vergüenza; aprovechando el viaje, hay que preguntarles hoy a los diputados si recibirán de aguinaldo 90 o 70 días de aguinaldo como prometieron disminuirse esta prestación de fin de año, pero que el año pasado incumplieron como siempre, en el 2016 cada legislador recibió de aguinaldo nada más y nada menos que la friolera cantidad de 488 mil pesos, ¿Cuánto se embolsarán este año?…Armando Acosta