El mercado inmobiliario se tambalea

Imelda Hernández

[San Luis Hoy]

La falta de vivienda que pueda ser comercializada ha provocado que un 10% de inmobiliarios emigren a otros estados, informó el presidente local de la Asociación Mexicana de Profesionistas Inmobiliarios (AMPI), Ernesto Robles Álvarez.

De acuerdo al presidente de los inmobiliarios, este porcentaje se suma a más del 50% de los constructores que también han decidido probar suerte en otros estados derivado de la falta de obra que existe en la entidad y la omisión en la actualización del Plan de Centro de Población Estratégico que permita que se otorguen los permisos para la construcción de nuevos fraccionamientos.

“El sector inmobiliario no está creciendo, estamos analizando los factores y las situaciones que ocurren, no están cerrando las inmobiliarias como tal, pero lo que sí pasa es que muchos inmobiliarios están abriendo oficinas en otros estados”, detalló Robles Álvarez.

Señaló que la carencia de viviendas ha provocado que éstas se encarezcan, lo que ha promovido subastas principalmente en las rentas de vivienda.

“El hecho de que no le demos apoyo a esto, lo único que va a provocar es que lo poco que tenemos, las reservas que tenemos por así decir, se están subastando las rentas o las ventas, por la alza de precios ya no hay muchas viviendas en rentas o en venta y lo dije que pasaría hace unos meses, si yo rentaba en 20, y ahora me dan 22 ó 23 la rento “, concluyó.

Así lo dio a conocer el presidente local de, quien señaló que los empresarios de este sector ahora enfrentan el fenómeno de la sobreoferta de arrendamiento de vivienda, lo que ha ocasionado en que en algunos casos se hagan subastas de las mismas.

“Si se rentaba una vivienda en 20 mil pesos, ahora tenemos subastas, donde hay quien ofrece más por la misma, entramos a un mercado de sobreoferta y es un fenómeno normal, porque obedece a que ya no se tienen incrementos en los precios de las mismas, y por eso surge esta situación”.

Sin embargo, reconoció que el sector está oprimido, “vamos a cerrar con malos números, estamos viendo que el año pasado cerramos con un porcentaje de hasta 45 por ciento y ahora podremos llegar a 10 ó 20 por ciento, son números que estamos revisando en este último cuatrimestre del año”.

Agregó que aunque no existe cierre de inmobiliarias, pero muchos de éstos han decidido trabajar en ciudades cercanas, donde sí existe una oferta importante de vivienda y es la oportunidad para venderlas y tratar de mantener sus empresas y los empleos en San Luis Potosí.